martes, 20 de septiembre de 2011

JÓVENES LIBERALES ESPAÑOLES A FAVOR DEL NWO


Hoy me gustaría mostraros este manifiesto que ha llegado a mi de un amigo donde un grupo denominado "liberales Españoles" muestran su apoyo al Nwo. cuando lo leí me produjo un gran terror y me pregunto que lleva a ciertos grupos de personas a tener ciertas ideas que lejos de coartar la libertad de expresión sino hacen parecerme que podría ser el inicio del fin de nuestras libertades como estado y ciudadanos libres. Sin as os dejo el manifiesto para que opinéis


































LOS JÓVENES LIBERALES ESPAÑOLES A FAVOR DEL NWO

MANIFIESTO
En 1962 hubo en Italia una convocatoria de elecciones. El Partido Radical de Marco Pannella participó en aquella campaña. Un puñado de sus miembros, jóvenes profesionales completamente ayunos de política, afrontaron un mitin en una plaza desierta e indiferente. Uno de ellos, arriesgó una afirmación, por aquellos años, extravagante: "Nosotros
 consideramos que el escenario de la vida política no es el triángulo constituido por las ciudades de Milán, Génova, Turín y sí el que tiene sus polos entre Milán, París y el Ruhr." En aquel momento, las grandes disputas de que se alimentó la política italiana no miraron más allá del horizonte del "triángulo industrial" italiano. La ambición de aquellos jóvenes pudo parecer excesiva, pero pasaron pocos años y se demostró ampliamente justificada.

Los jóvenes liberales españoles nos hemos querido valer de esta anécdota narrada por un histórico del radicalismo italiano, Angiolo Bandinelli, para explicar que hemos decidido mirar más allá del horizonte y arriesgar una afirmación que es probable suene extravagante: Nosotros, igual que años después, nuestros amigos radicales, consideramos que el escenario de la vida política no es el constituido por las diversas capitales europeas y sí el que una a Europa y a los Estados Unidos de América en la eliminación de los obstáculos para el derecho individual a la libertad y la defensa de la democracia, entendida no sólo como el gobierno de la mayoría si no también y de manera no menos importante como la limitación del poder del gobierno, la separación de poderes y la defensa de los derechos individuales que deben quedar preservados de la “tiranía de la mayoría”.

Esa unión entre Europa y Estados Unidos queremos precisamente defenderla ahora que algunos aprovechan la campaña en defensa del Tratado Constitucional para oponer su idea o concepto de Europa al de los Estados Unidos.





Nosotros vemos las cosas de otro modo. De un modo radicalmente diferente. Precisamente a nosotros nos gustaría que la Constitución Europea hubiese recogido no poco del espíritu, la forma y el fondo de la Constitución norteamericana.

Frente a una constitución a la americana; breve, sencilla y clara, redactada para proteger al ciudadano de los abusos del poder, los gobiernos europeos nos han servido en una lujosa bandeja versallesca un indigesto, pobre y farragoso tratado constitucional que destila un insoportable aroma a consenso partitocratico, solidaridad por decreto, reglamentarismo asfixiante y, en definitiva, control sobre el ciudadano.

Estos mismos gobiernos, que han cocinado un tratado que no entusiasma a las nuevas generaciones de europeos, destinaran ahora millones de euros de los fondos públicos para convencernos de las bondades del mismo haciéndolo pasar por una Constitución digna de tal nombre.

Nosotros no les haremos el juego. Aprovecharemos su campaña presuntamente europeísta para arriesgar con una propuesta que seguro es percibida por ellos y sus acólitos (y por no pocos partidarios del NO por sistema) como una extravagancia radical de unos jóvenes ayunos de política.
Los jóvenes liberales españoles hemos decidido arriesgar y sin miedo de parecer incorrectos y extravagantes, salir a las calles y los campus universitarios con nuestra propuesta de unión transatlántica. Y lo haremos ondeando las banderas de la UE y los EEUU de América. Juntas y no enfrentadas. Ojalá pasen los años y el sueño radical de los “Estados Unidos de América y de Europa” lejos de sonar extravagante se haya consolidado de tal manera que pueda servir como el mejor instrumento para consolidar un orden internacional basado en la democracia y la salvaguardia de los derechos individuales.


0 comentarios:

Publicar un comentario