jueves, 29 de septiembre de 2011

Actividad volc√°nica y Terremotos.

Los √≠ndices de terremotos se han elevado desde los √ļltimos a√Īos, los √ļltimos sismos,como los ocurridos en Jap√≥n,Chile,Rusia..han dado paso a la actividad volc√°nica.

Terremoto de Japón.11-03-2011.

Con una magnitud de 9.0 grados, aparte del tsunami que arraso la costa dejando miles de muertes y desaparecidos.Sin dejar atr√°s el nefasto reactor nuclear de fukushima.
Muchos apuntan hacia varias posibilidades,incluso dentro de la conspiración se dice que fue creado con el Haarp una supuesta arma que tendría estados unidos, con la cual hubieran creado ese terremoto.Otros acusan a las alineaciones, otros al elenin.

Unas horas después del terremoto en Japón, el volcán Karangetang entro en actividad.

"El volcán es considerado uno de los más activos en Indonesia y está específicamente ubicado en la islas Célebes, es una de las cuatro islas mayores de la Sonda de Indonesia.Karangetang comenzó a expulsar nubes de gas y lava que llenó sus laderas El volcán, que tiene 1.784 metros de altura, se ubica en la isla de Siau..."

A unos mil kilómetros de la zona afectada,el 14 de marzo, el volcán Shinmoedake entro también en actividad.

"Esta erupción obligo a evacuar a 600 habitantes de la ciudad de Takaharu situada a 1,4 Km del volcán, además el Observatorio Meteorológico de Miyazaki recomendó la evacuación de los 1100 habitantes de esa ciudad. El tráfico aéreo en la zona tuvo que
ser interrumpido, restableciendose en los siguientes días..."

Como curiosidad:
Ese día se dio la mayor tormenta solar reportada por la Nasa, justamente una horas antes del terremoto que sacudió Japón.

Terremoto en Chile-27-01-2010


Este terremoto de una magnitud de 8.8 grados, dio mucho de que hablar en torno a la actividad volc√°nica. Aunque este terremoto no activo aperentemente ningun volc√°n cercano.

El vulcan√≥logo David Pyle dijo que podria reactivar algunos volcanes en los proximos 12 meses, asi mismo, un a√Īo y pocos meses despues hubo actividad del volc√°n Puyehue.

Tras 51 a√Īos en inactividad, el volca√°n Puyehue, entro en erupci√≥n con una fuerte explosi√≥n, la cual provoco una columna de humo de 10 kil√≥metros de alto y cinco de ancho, obligando a las autoridades a evacuar a unas 3.500 personas de la zona.



"...el vulcan√≥logo David Pyle, de la Universidad de Oxford, el mismo cient√≠fico que hace un a√Īo demostr√≥, precisamente en Chile, que existe una estrecha relaci√≥n entre la actividad s√≠smica y el aumento de las erupciones volc√°nicas a lo largo de toda la l√≠nea
costera.Ser√° bueno recordar que Chile posee 123 volcanes activos, 60 de ellos con actividad durante los √ļltimos siglos, incluidos dos de los m√°s violentos de Sudam√©rica: Villarrica y Llaima"

Como curiosidad:
En los terremotos de chile también se hablo del posible proyecto Haarp y alineaciones que pudieron causarlo. Aunque la primera opción no se puede comprobar, tenemos datos que hablan sobre las alineaciones tierra, sol y elenin.

Terremoto del Hierro-Julio 2011

Desde la fecha indicada llevan sufriendo terremotos los ciudadanos de la isla del Hierro. Son hasta 140 terremotos en un día los que se han llegado a registrar. Estos sismos son
alrededor del volcán, lo cual hace pensar en una posible erupción.Han sido un centenar de personar la evacuadas ante posibles desprendimientos.


"La isla de El Hierro vive un experimento √ļnico en Espa√Īa: la preparaci√≥n para una eventual erupci√≥n volc√°nica. Cient√≠ficos del Instituto Geogr√°fica Nacional (IGN) recorren los pueblecitos de la isla (de unos 10.000 habitantes) para explicar a sus habitantes qu√© puede ocurrir, contestar a sus dudas y calmar a la poblaci√≥n. Adem√°s, Protecci√≥n Civil de Canarias ha preparado un dispositivo para, en el peor de los casos, evacuar a 4.000 personas en cuatro horas. Para ello ha contactado con las navieras y aerol√≠neas que operan en las islas para utilizar sus naves en caso de erupci√≥n."

De momento no se ha evacuado a nadie en la isla, existe un 15% de que el volcán del hierro entre en erupción. Aun así el ejercito esta preparado por si al volcán le diera por erupcionar.

En el caso de la isla del Hierro no existe conexión con el Haarp, ni el cometa, este podemos darlo como caso aislado de la conspiración, aunque no descartamos posibilidad.

En conclusión,la tecnología que nos proporciona nuevos medios para medir terremotos a precisión y ver actividades volcánicascon un solo click, nos acerca mas cerca a saber ese malestar que el mundo lleva consigo. Al igual lo que esta afectando a la tierra, como erucciones solares o el mencionado proyecto haarp.
¿Que nos deparara el pr√≥ximo a√Īo?. Como hemos comprobado este a√Īo 2011, la actividad s√≠smica, volc√°nica y solar est√°n cada vez mas presente,desde aqu√≠ no podemos saber el que pasara, solo nos queda esperar y contemplar como se desenvuelven los sucesos. Para saber mas acerca de lo que esta sucediendo dejo unos link que seguro resolveran alguna que otra duda.


Enlaces de interés:
13 volcanes activos mundiales
http://www.volcano.si.edu/reports/usgs/index.cfm
Web del Instituto Geogr√°fico Nacional (IGN)
http://www.ign.es/ign/layoutIn/sismoPrincipalTerremotosMundo.do
Erupciones solares y terremotos
http://www.aeromental.com/2011/03/11/volcan-karangetang-de-indonesia-se-activo-despues-del-terremoto-en-japon/

Terremoto Japón,erupción solar y volcán Indonesia.
http://radiotierraviva.blogspot.com/2011/03/terremoto-japon-y-mayor-erupcion-solar.html

Vídeos interesantes


Mensaje de la NASA ante posibles desastres.

martes, 27 de septiembre de 2011

MISTERIOS SIN RESPUESTAS

Enigm√°tica construccion de las Piramides de Egipto
1. Enigm√°tica construccion de las Piramides de Egipto
Imponentes, majestuosas. Las pir√°mides de Keops, Kefren y Micerinos se alzan en medio del desierto de Gizah altivas. Te detienes frente a ellas, y quedas absorto; tu mente perdida en el tiempo; en √©pocas de conquistas; en √©pocas de Grandes Imperios… y sobre todo, en √©pocas de una civilizaci√≥n que ha cautivado a la Humanidad por su grandeza, por sus monumentos, por sus misterios.

Las pir√°mides, ¿c√≥mo se construyeron?, nos preguntamos. ¿C√≥mo es posible que en una √©poca sin los medios actuales, se pudiera construir con tal perfecci√≥n un monumento funerario capaz de albergar en su interior las catedrales de Florencia, Mil√°n, El Vaticano, Londres y la Abad√≠a de Westminster. La Gran Pir√°mide de Keops tiene 2.300.000 bloques de piedra caliza de entre dos y quince toneladas cada uno. 230 metros en cada una de sus caras y 146 metros de altura. Por otro lado, su relaci√≥n matem√°tica perfecta: el doble de la longitud de sus lados por su altura, el famoso n√ļmero pi.

Muchos misterios, muchos secretos, y sobre todo, mucho respeto. Misterios y respetos que, sin duda, se vieron aderezados por muchos desastres ocurridos en relaci√≥n a momias y tumbas egipcias. Recordemos, por ejemplo, lo sucedido en el Valle de los Reyes, cuando Howard Carter descubri√≥ la tumba de Tutankam√≥n un 17 de Febrero de 1.923. De la expedici√≥n que lo acompa√Īaba, en los 6 a√Īos posteriores, 35 personas murieron en condiciones misteriosas. incluso, el perro de Lord Carnavon muri√≥ de un infarto fulminante. Una inscripci√≥n grabada sobre tu tumba, desat√≥ el miedo:

“La muerte golpear√° a quien perturbe el sue√Īo del Fara√≥n”

O qué decir del hundimiento del Titanic. Poco saben que en el Titanic, un inglés llevaba en las bodegas la momia de una pitonisa de la época de Amenofis IV. Esa momia llevaba un brazalete cuya inscripción rezaba:

“despierta de tu postraci√≥n y el rayo de tus ojos aniquilar√° a todos aquellos que quieran adue√Īarse de ti”

Son dos sucesos entre otros muchos que se han producido a quien de un modo u otro han estado relacionados con aquel pasado egipcio, y que han servido para que la construcci√≥n de las pir√°mides est√© envuelta de un halo misterioso que a√ļn hoy se intenta desvelar.

Metaf√≠sicas aparte, poco a poco se van descubriendo nuevas pistas que habilitan teor√≠as cada vez m√°s perfeccionadas sobre su construcci√≥n. La primera pir√°mide construida fue la pir√°mide escalonada de Z√≥ser en el a√Īo 2.650 a.C. para el Fara√≥n Snefru, padre de Keops. Construida como una mastaba, ha servido de base para el estudio de otras pir√°mides mayores. As√≠, el arque√≥logo alem√°n Guenter Dreyer formul√≥ en el a√Īo 2005 una teor√≠a seg√ļn la cual la construcci√≥n de las pir√°mides es una sucesi√≥n de mont√≠culos y muros que se iban superponiendo, de modo que una pir√°mide no es sino un desarrollo del concepto de la mastaba, a la que se le iban a√Īadiendo muros.

El primer gran misterio en la construcci√≥n de todas las pir√°mides y al que se enfrentan todas las teor√≠as, es el de la elaboraci√≥n de las grandes piedras de las que se hac√≠an uso. hay varias teor√≠as, pero se cree que las piedras se clasificaban seg√ļn su dureza y apariencia, en caliza, arenisca, alabastro y granito. Los egipcios usaban los estratos de mayor calidad y extra√≠an mediante galer√≠as los materiales m√°s resistentes a la intemperie. Los bloques se cortaban con forma cuadrada o rectangular, y para tallarlos y cortarlos se usaban mazos de madera y herramientas de cobre y bronce. Hasta hace unos a√Īos, se pensaba que en las hendiduras se introduc√≠an cu√Īas que al mojarse, se expand√≠an y separaban la piedra. Pero dadas las herramientas existente, ahora se afirma que se introduc√≠an cinceles y se calzaban con cu√Īas, de modo que la presi√≥n era doble. Para las piedras duras se golpeaban con un mazo de piedra dolerita. Otra teor√≠a afirmaba que se encend√≠an fuegos y as√≠ el granito, por el calor, se romp√≠a.

El segundo misterio al que enfrentarse es su forma triangular. Se relaciona con el concepto de espiritualidad de los egipcios. Este tipo de construcci√≥n era un veh√≠culo para la continuaci√≥n de su vida en el m√°s all√°, de modo que asemejaban a una especie de escalera por la que el esp√≠ritu del Fara√≥n alcanzaba el cielo. Otras teor√≠as apuntan a que su forma se asimilaba a la de las monta√Īas, dado que en la religi√≥n egipcia, las deidades habitaban en las monta√Īas.

Y por √ļltimo, el tercer y gran misterio: el de su construcci√≥n. Muchas son las teor√≠as como decimos, pero la m√°s fundamentada es la que se basa en escritos de Herodoto, quien describ√≠a con todo lujo de detalles la construcci√≥n de la Gran Pir√°mide de Gizeh. Seg√ļn el historiador la pir√°mide fue construida en 20 a√Īos y con 3.000 trabajadores. La pir√°mide constaba de varias alturas, en las que se situaban poleas, de modo que una vez llegaba la piedra a una de esas alturas, la polea la levantaba a la siguiente y as√≠ sucesivamente. Pero dado que no hab√≠a herramientas similares en esa √©poca, pronto se desech√≥, aunque sirvi√≥ para elaborar aquellas otras teor√≠as que hoy resultan m√°s convincentes: de todos los bloques se procuraban encajar los externos, los visibles, de modo que la construcci√≥n pareciera perfecta, pero los internos se soltaban y luego se rellenaban los huecos con barro y piedra. Estos bloques se sub√≠an por rampas exteriores, y a trav√©s de una especie de patines por los que rodaban. De ellos tiraban unas poleas y se ayudaban de palancas. Al mismo tiempo que se iba ganando altura, las partes acabadas se iban recubriendo a fin de reafirmar el terreno y las pendientes. La punta de la Gran Pir√°mide se recubri√≥ con un gran piramid√≥n de oro. finalmente, esas rampas exteriores, al no estar bien ancladas, se hab√≠an perdido con el paso del tiempo.

Esta teoría echó por tierra aquella otra por la que se postulaba que sólo existía una gran rampa que ascendía desde la base, en línea recta, hasta el vértice, cosa bastante ilógica si se tiene en cuenta que con una pendiente así, sería materialmente imposible subir las grandes piedras.

La √ļltima y gran teor√≠a ha sido la publicada hace escasos d√≠as, seg√ļn la cual el franc√©s Jean Pierre Houdin afirma que esas rampas existieron realmente, pero por el interior de la pir√°mide.



Esta rampa interior en forma de t√ļnel, facilitaba la construcci√≥n de la pir√°mide desde el interior al exterior, y por ello requer√≠a de menos herramientas, y ninguna polea. Seg√ļn el franc√©s, hubo dos retos: construir la propia pir√°mide, y luego la c√°mara funeraria. Inicialmente, para las primera alturas, se us√≥ una rampa exterior. A partir de ah√≠, se construy√≥ la rampa en espiral a lo largo de la cual iban coloc√°ndose las piedras. Las esquinas se tapaban posteriormente. Para los bloques superiores de la c√°mara funeraria, afirma que se usaron contrapesos que ayudaban a alzar las piedras.

Y, por √ļltimo, para los amantes de las creencias extraterrestres, por supuesto, no pod√≠a faltar la hip√≥tesis de la intervenci√≥n de seres de inteligencia superior. Von Daniken afirma que hoy d√≠a, nadie podr√≠a construir una pir√°mide con la perfecci√≥n de la de Keops, y si eso es as√≠, la implicaci√≥n es clara, seg√ļn √©l… s√≥lo seres superiores pudieron aportar las t√©cnicas y conocimientos para su construcci√≥n. Entre sus seguidores, el propio J.J. Ben√≠tez. quienes afirman que no s√≥lo las pir√°mides tienen implicaciones extraterrestre, sino otros muchos monumentos, como Macchu Pichu o Chich√©n Itz√°.
El Misterio de la Atlantida
2. El Misterio de la Atlantida
Durante siglos, la historia de un reino sumergido ha sido motivo de inter√©s y estudios por gentes de todas las razas y √©pocas. La realidad se vio envuelta de un halo de misterios y leyendas tales que las teor√≠as propuestas son incapaces de determinar qu√© parte de lo que se cuenta es ficci√≥n y cu√°l no lo es. El origen de la Atl√°ntida, su cultura y sobre todo su localizaci√≥n, ha sufrido toda clase de propuestas, extravagantes algunas de ellas, que han llevado a sus gentes desde ser una sociedad avanzada tecnol√≥gicamente, incluso hasta por delante de nuestros tiempos, hasta ser una sociedad infinitamente rica, e incluso llegados de otro planeta. Sea como fuere, en alg√ļn punto de la tierra, desde las profundidades del mar, siglos de historia nos contemplan, ocultos donde nadie puede encontrarlos.

Fue Plat√≥n, hacia el 347 a.C. el primero y √ļnico que dej√≥ por escrito la existencia del reino de la Atl√°ntida en sus di√°logos de Timeo y Critias, cuando hizo una descripci√≥n de ella como una isla extensa y llana en cuyo centro hab√≠a una colina, que a su vez estaba rodeada de tres anillos conc√©ntricos de mar. En la cima de la colina hab√≠a un templo dedicado a Poseid√≥n y Cleito rodeado por un muro enteramente de oro. A su lado, otro templo de Poseid√≥n estaba hecho de plata. Dos fuentes manaban constantemente agua, una fr√≠a y la otra c√°lida.

En el anillo m√°s cercano viv√≠an los m√°s ricos y de alto status de su sociedad, y en el siguiente anillo los plebeyos. M√°s all√° una extensa pradera repleta de arom√°ticas sustancias, hasta completar una isla “m√°s grande a√ļn que Asia menor y Libia juntas”…

Como vemos, una descripci√≥n demasiado id√≠lica como para resultar cre√≠ble, m√°s a√ļn cuando la descripci√≥n que hac√≠a Plat√≥n la basaba en las historias de un ateniense, Sol√≥n, que dec√≠a haberlo escuchado de un sacerdote al que a su vez se lo hab√≠a contado otro…


Similares propuestas se hicieron para su desaparici√≥n, ya que seg√ļn aquellos escritos, su sociedad se perdi√≥ en su propia decadencia y corrupci√≥n. Sus gobernantes quisieron expandirse y comenzaron una √©poca de invasiones a las tierras cercanas, e incluso se cont√≥ que llegaron a dominar todo el norte de Africa, hasta Egipto. Tal ambici√≥n fue castigada por sus dioses con una explosi√≥n volc√°nica que arroj√≥ ceniza y arras√≥ su civilizaci√≥n, para posteriormente ser destruida por un maremoto que la hundi√≥ en apenas 24 horas.

Plat√≥n situ√≥ aquella tragedia alrededor del 9600 a.C. en un lugar que estaba “m√°s all√° de las columnas de H√©rcules”, muy cerca de las islas Canarias, una vez atravesado el estrecho de Gibraltar.



Todas aquellas historia míticas tenían por fuerza que levantar las aspiraciones de muchos historiadores y estudiosos dispuestos a llevarse la gloria de ser quienes descubrieran los restos de aquella magnífica civilización.

Ciertamente su descubrimiento ser√≠a un hito en la historia; sin duda alguna, el mayor descubrimiento que pudiera hacerse, aunque desgraciadamente tambi√©n ser√≠a el final de tantos siglos de leyendas. Son tantas esas teor√≠as lanzadas, en cuanto a su localizaci√≥n, que a la Alt√°ntida se la ha situado desde el estrecho de Gibraltar, hasta en las cercan√≠as de Islandia, o en las Azores, o como se dicen en las √ļltimas teor√≠as, las m√°s aceptadas, en los alrededores de las Islas C√≠cladas.
La Desaparición del Vuelo 19 ( Triángulo de Las Bermudas )
3. La Desaparición del Vuelo 19 ( Triángulo de Las Bermudas )
El 5 de diciembre de 1945 una escuadrilla de cinco aviones torpederos Avenger TBM-3, pertenecientes a las Fuerzas A√©reas norteamericanas, desaparecieron sin dejar rastro durante unos vuelos de pr√°ctica a pocos minutos de haber partido de su base de Fort Lauderlade, Florida. La desaparici√≥n se produjo en la zona que popularmente se conoce como “El Tri√°ngulo de las Bermudas”.

La flota de aviones, bajo el nombre clave de vuelo 19, estaba preparada para afrontar condiciones de clima adverso y estaban provistos de combustible suficiente para volar cerca de 1.800 kilómetros. Sin embargo, las condiciones del clima en ese día eran más que favorables (apenas unas pocas nubes en el cielo), y las desapariciones se produjeron cuando los torpederos habían volado apenas unos 120 kilómetros desde el despegue.

Casi dos horas despu√©s de haber salido de la base militar, el piloto del avi√≥n insignia, el teniente veterano de marina Charles C. Taylor habl√≥ a la torre de control desconcertado. Hab√≠an perdido el rumbo. “No estamos seguros de nuestra posici√≥n. No podemos avistar tierra”, repet√≠a el hombre a cargo de la escuadrilla de aviones. “Todo parece raro… hasta el oc√©ano est√° distinto…parece que estuvi√©ramos sobre aguas blancas…”


Las comunicaciones entre los pilotos y la torres de control se fueron entrecortando hasta desaparecer por completo. Algunos minutos despu√©s fue enviado un hidroavi√≥n para iniciar la b√ļsqueda de la flotilla perdida, pero a los 27 minutos de salir de la base, el hidroavi√≥n tambi√©n desapareci√≥.

La zona del Tri√°ngulo de las Bermudas es reconocida mundialmente por los misterios que encierra. Es un √°rea de casi 4 millones de kil√≥metros cuadrados que se extiende desde Melbourne, en la punta de la pen√≠nsula de Florida, hasta Puerto Rico y las islas Bermudas. Cientos de desapariciones de barcos y aviones a lo largo de su historia le han dado su velo de misterio que a√ļn hoy lo hacen famoso.

Es preciso aclarar que la zona es una de las más transitadas del mundo por aviones y por barcos, y que no todos desaparecen. De hecho, comparativamente hablando son apenas unos pocos. Pero la manera en que los aparatos que han desaparecido, lo han hecho sin dejar rastros es lo que llama la atención. Es un misterio porque no existen explicaciones lógicas a tales desapariciones.

Ante estos hechos, las teor√≠as hablan de superposici√≥n de dimensiones, abducciones alien√≠genas, burbujas de gas metano, influencia de viejas y extra√Īas m√°quinas de la civilizaci√≥n perdida de la Atl√°ntida, experimentos ultrasecretos del gobierno estadounidense, etc. En cuestiones de conjeturas, las teor√≠as son ampl√≠simas.

Sin embargo, hace un tiempo ya que el Triángulo de las Bermudas ha dejado de sonar con fuerza en los ámbitos del mundo paranormal o de los misterios. No ha habido desapariciones que contar. No parece que los aviones o los barcos de hoy se pierdan en sus aguas. Tal vez se cerró el portal dimensional.

Tal vez, los extraterrestres se han aburrido de secuestrar humanos. Tal vez, a las viejas máquinas de la Atlántida se le han acabado sus baterías. Tal vez el gobierno norteamericano esté cansado de experimentos ultrasecretos en esas aguas, y ahora esté apuntando con sus conspiraciones a otras regiones del mundo, un poco más lejos de su casa.

O puede que el Triángulo sólo se esté tomando un respiro.
Los Círculos de las Cosechas
4. Los Círculos de las Cosechas
Casi 30 a√Īos se cumplen ya de la aparici√≥n de los primeros c√≠rculos de las cosechas en Inglaterra, y a√ļn tantos a√Īos despu√©s, siguen siendo un misterio que nadie es capaz de explicar. Se ha dicho que son obra humana, pero lo cierto es que en experimentos realizados por humanos, nadie ha podido igualar esos dibujos tan absolutamente sim√©tricos y perfectos. Adem√°s, desde entonces, cada a√Īo aparecen casi 250 dibujos m√°s repartidos ya por todo el mundo.



Los c√≠rculos de las cosechas comenzaron en agosto de 1980 en Wiltshite, en Inglaterra. A partir de aquella fecha, se registraron formaciones similares por todo el pa√≠s, ante el asombro de los ciudadanos que ve√≠an como esos enormes dibujos, que desde el aire tienen un dise√Īo tan perfecto, aparec√≠an en cuesti√≥n de minutos.

√Čste es uno de los mayores misterios que encierran. A veces esos dise√Īos han aparecido en cuesti√≥n de pocos minutos, como por ejemplo el producido cerca de Stonehenge. All√≠, varios testigos declararon que en esa zona no hab√≠a nada a las 17,30 h. de aquel d√≠a. Apenas media hora despu√©s se descubrieron en aquel mismo lugar hasta 151 c√≠rculos conc√©ntricos con una medida total de 279 metros. Cuando se estudiaron se dieron cuenta de que las plantas sobre las que se dibujaban esos c√≠rculos no hab√≠an sido siquiera cortadas, sino que estaban aplastadas pero sin romper el tallo. Cada planta se inclinaba a un lado y se enlazaba con la anterior. Adem√°s estas plantas estaban afectadas por anomal√≠as qu√≠micas y electromagn√©ticas.



En Inglaterra a los c√≠rculos de las cosechas los llaman “Crop circles” o “c√≠rculos de los cereales“. Sin embargo, si al principio se encontraban en estos tipos de cultivo, ahora ya se han extendido a todo tipo de campos y por todos los pa√≠ses del mundo. De hecho, las √ļltimas alteraciones se han encontrado en Argentina, pero tambi√©n las ha habido en Canad√°, en Estados Unidos, en Rusia o en Holanda, entre otros. Adem√°s, ya no se trata s√≥lo de c√≠rculos, sino que tambi√©n han comenzado a aparecer dibujos esot√©ricos, como el Menorah, candelabro jud√≠o de siete brazos, s√≠mbolos religiosos o rostros humanoides.



El escepticismo que han despertado a veces este tipo de apariciones proviene de cierta ocasi√≥n en que dos ingleses, Bower y Chorley, se autoinculparon de los dise√Īos. Extra√Īamente, se hizo toda una gran campa√Īa al parecer destinada a desviar la atenci√≥n de la formaci√≥n de aquellos c√≠rculos, pero lo cierto, es que a√Īos despu√©s se pudo demostrar que estos dos ingleses nada tuvieron que ver en esas apariciones.

Son muchas las teor√≠as que se han lanzado sobre los c√≠rculos de las cosechas, siendo las m√°s recurrentes la de que se trata de comunicaciones emitidas por entes extraterrestres. Los naturalistas apoyan la tesis de que son mensajes que nos est√° emitiendo la Madre Tierra como queja al trato que le damos, mientras que los m√°s l√≥gicos afirman que se han formado por alg√ļn tipo de vibraciones de ultrasonidos o radiaciones emitidas por quiz√°s alg√ļn tipo de experimento secreto.

La teor√≠a m√°s firme y conocida es la de Forgione que le da un punto de vista mucho m√°s m√≠stico al decir que es la “irrupci√≥n inesperada de lo divino en nuestra realidad” y que nos encontramos ante un nuevo ciclo c√≥smico.



Círculos en Milk Hill

La formaci√≥n m√°s compleja y grande es la aparecida en el a√Īo 2001 en Milk Hill, pero son muchas las formaciones a las que se han encontrado semejanza con elementos m√°gicos o hist√≥ricos, como el famoso sello m√°gico de Giordano Bruno.
El Hombre en la Luna ( ¬Ņgran fraude? )
5. El Hombre en la Luna ( ¿gran fraude? )
Era el 20 de julio de 1969. Aquel d√≠a, a las 22 horas y 56 minutos y 20 segundos, la nave espacial Eagle acababa de aterrizar en el Mar de la Tranquilidad, en la Luna. La llegada del hombre a la Luna se convirti√≥ en un hito hist√≥rico en el avance cient√≠fico del Mundo, tan importante que supuso toda una carrera espacial que mantuvo enfrentados a las dos grandes potencias mundiales de aquellos a√Īos: Estados Unidos y la Uni√≥n Sovi√©tica.

Y es precisamente esta carrera espacial el principal motivo que esgrimen los incr√©dulos para decir que aquel alunizaje, y todas las misiones espaciales Apolo fueron un completo fraude, el mayor del siglo XX. En aquel enfretamiento norteamericano-sovi√©tico, el primero en llegar a la Luna conseguir√≠a un logro sin precedentes; supondr√≠a un severo golpe para el derrotado, quien perder√≠a todo el sentido de las inversiones realizadas hasta ese momento en las misiones espaciales, y, desgraciadamente para la Nasa, los sovi√©ticos les hab√≠an cogido la delantera. Adem√°s, el programa espacial Apolo hab√≠a sufrido un severo varapalo dos a√Īos antes con el desastre del Apolo I.

Pero tal consistencia han tomado los rumores y las teor√≠as de conspiraci√≥n de los que piensan que no se lleg√≥ a pisar la Luna y que √©sta permanece virgen, que la Nasa decidi√≥ gastar 15.000 d√≥lares en demostrar que todo cuanto ocurri√≥ en aquellos a√Īos fue verdadero. Y es que desde eminentes cient√≠ficos, a profesores de Astronom√≠a, escritores y fot√≥grafos se han lanzado a rebatir cuantas pruebas y fotos hay de aquella haza√Īa, e incluso la Fox emiti√≥ un programa de televisi√≥n en el que se cuestionaba cada una de las fotograf√≠as que mandaron desde el Apolo.
El peso del alma ( 21 gramos )
6. El peso del alma ( 21 gramos )
¿El alma pesa?…

Es una pregunta que a√ļn a d√≠a de hoy no se ha obtenido una explicaci√≥n o razonamiento muy claro.
Está comprobado científicamente que el cuerpo antes de morir pesa una cantidad y después de la muerte ha perdido 21 gr.

¿Pero se sabe a que corresponden esos 21 gramos que perdemos despu√©s de exhalar nuestro √ļltimo aliento?

Seg√ļn las investigaciones del Doctor Douglas MacDougall y su “teor√≠a del peso del alma” que se remonta a 1927, toda persona pierde 21 gramos en el √ļltimo minuto de su muerte, lo que seg√ļn √©l, equivaldr√≠a al alma o esp√≠ritu que se ha desligado del cuerpo carnal de la persona. Su teor√≠a fue basada en experimentos con personas moribundas que fueron pesadas minutos antes de morir y en todas hab√≠an perdido la misma cantidad, 21 grs.


El Doctor Douglas utilizaba para tal proceso una cama especial muy sensible a las variaciones de peso. Por cierto, dicho artefacto fue construido por √©l mismo. Este doctor coloc√≥ en ella a seis enfermos terminales, y sobre ella los iba observando y pesando durante los √ļltimos momentos de su vida (antes, durante y despu√©s). Y el resultado obtenido fue el mismo en todos los casos, todos perd√≠an 21 gramos justo antes de morir.



Incluso experimento con perros pero no obtuvo el mismo resultado de los 21 gramos. Seg√ļn la teor√≠a de varios fil√≥sofos griegos, solo los humanos poseemos alma, por la capacidad de so√Īar. Algo, por otra parte, tambi√©n discutible.

Hay otros científicos que aseguran que esos 21 gramos se deben a que la persona, una vez que ha fallecido, ha exhalado todo el aire que tenia dentro (otros dicen que es a causa de la relajación de los esfínteres). Pero está totalmente descartada ésta teoría, ya que los gases no pesan tanto.

Y s√≠ esto fuese cierto, ¿A d√≥nde ir√° nuestra alma? ¿Existir√° realmente la reencarnaci√≥n?… Son tantas preguntas y tan pocas respuestas. Al final siempre nos quedaremos con esa gran duda… ¿Tenemos alma?
La B√ļsqueda del Santo Grial
7. La B√ļsqueda del Santo Grial
La b√ļsqueda del Santo Grial es uno de esos mitos que perduran siglo tras siglo; una creencia entre m√≠stica y popular que se origin√≥ all√° por el siglo XII y que no se ha abandonado hasta el d√≠a de hoy. Y como suele ocurrir en historias de este tipo, su leyenda se ha ido engrandeciendo con el tiempo y haciendo que cada vez se presente m√°s difusa esa extra√Īa barrera entre la ficci√≥n y la realidad.

¿Qu√© es realmente el Santo Grial?… La creencia popular siempre pens√≥ que era el c√°liz de Cristo, aquel que utiliz√≥ en la √öltima Cena, la copa con la que posteriormente Jos√© de Arimatea recogi√≥ la sangre del Hijo de Dios mientras estaba crucificado, y quiz√°s por ello, se le atribuyen poderes misteriosos.

Con el paso de los siglos, aquella b√ļsqueda de ese Sagrado C√°liz a la que se ha asociado a los Caballeros Templarios, e incluso hasta al Tercer Reich alem√°n, se ha convertido en algo m√°s que la propia f√≠sica de una copa de madera. De ese Santo Grial se ha teorizado conque podr√≠a tratarse incluso de la matriz de Mar√≠a Magdalena a la que determinados escritos (supuestamente escondidos por la Iglesia) asocian con la esposa de Jes√ļs, con el que probablemente tuvo descedencia.

Y es a partir de esa teor√≠a cuando se comienza a relacionar a la b√ļsqueda del Santo Grial con la b√ļsqueda de la descendencia de Cristo.


Un primer documento, del a√Īo 1010, menciona por primera vez en lat√≠n medieval, la palbra “gradales”, de la que deriv√≥ posteriormente “graal” (en franc√©s), “grail” (en ingl√©s) y “grial”, en Espa√Īa. Precisamente en nuestro pa√≠s, por Grial se designaba en √©pocas medievales a ciertos recipientes en forma de copa de uso dom√©stico.



Una forma m√°s, √©sta, de relacionarlo con la b√ļsqueda del C√°liz. Pero los que defienden la teor√≠a de la descendencia, hacen hincapi√© que la derivaci√≥n de aquel “gradal” inicial a “graal”, no fue correcta. No fue el “San Graal” lo que se traslad√≥, sino el “Sang Raal”, es decia, la Sangre Real. Puede que, seg√ļn esta teor√≠a, lo que se trasladara de Asia a Europa no fuera entonces una copa de madera, el Grial o c√°liz de Cristo, sino la Sangre Real, el linaje y descendencia de Cristo.

Obviamente, un descubrimiento as√≠ podr√≠a suponer un aut√©ntico terremoto para las creencias religiosas cristinas, y podr√≠a suponer da√Īos irreparables para la Iglesia Cat√≥lica. Quiz√°s por ello se han asociado distintas facciones misteriosas que luchaban a lo largo de los siglos por defender ese sagrado c√°liz y mantenerlo oculto y otros por lo contrario, sacar la Historia a la luz. Nombres como el del Priorato de Sion, o el de los Illuminati se han asociado con su b√ļsqueda.

Sin embargo, hubo un hecho que reforz√≥ la leyenda. Fue en un perdido pueblo franc√©s, all√° por el siglo XIX, de nombre Rennes-Le-Chateau. Desde el siglo XII diversos escritos comenzaron ya a hablar de la leyenda, relacion√°ndola con el Rey Arturo y sus caballeros. Eran los a√Īos en que los Templarios dejaron atr√°s Jerusal√©n. Un siglo despu√©s, un poeta alem√°n, Wolfram von Eschenbach, dej√≥ escrito que los templarios custodiaban y ocultaban aquel objeto sagrado. Investigaciones realizadas en pleno siglo XX sacaron a la luz teor√≠as (que no pruebas) de que durante siglos hubo una conspiraci√≥n eclesi√°stica apoyada por los reyes de Francia de aquella √©poca para mantener oculto un terrible secreto. Aquellas teor√≠as que se plasmaron en un pol√©mico libro, El Enigma Sagrado (1982), y que conclu√≠a afirmando que la b√ļsqueda del Santo Grial era la b√ļsqueda de todo el linaje de David con el que se entroncaba el de Jesucristo, fueron las que sirvieron de base para el libro de Dan Brown, El C√≥digo da Vinci, el que finalmente le ha dado la fama necesaria a un caso que se mantuvo durante siglos, sino oculto, s√≠ en las sombras.



Aquellas mismas investigaciones observaron que alrededor de Rennes-le-Chateau se había construido una triada de enclaves templarios, formando así una red de protección alrededor del pueblo. Eran los castillos de Champagne-sur-Aude, el de Blanche-fort y el de Saint Just et le Bézu. Y entonces fue cuando se recordó cierto hecho ocurrido en aquel pueblo perdido de Francia.

La S√°bana Santa de Turin
8. La S√°bana Santa de Turin
La S√°bana Santa, como el Arca de la Alianza, o el Santo Grial, son objetos largamente estudiados y debatidos a lo largo de los tiempos. Su procedencia, su Historia, sus verdades y mentiras, han generado pol√©micas e intensos debates que se multiplican con cada nuevo dato que se obtiene de ellos. Pero mientras que en el caso de los dos √ļltimos se habla de ellos sin saber exactamente cu√°nto hay de leyenda y cu√°nto de realidad en ellos, puesto que ni tan siquiera se conoce d√≥nde se encuentran, en el caso de la S√°bana S√°nta, √©sta existe y se encuentra perfectamente localizada en Tur√≠n.



La S√°bana Santa es un lienzo de lino de unos 4 metros de longitud, con la silueta de un cuerpo impresa en ella, y que seg√ļn la tradici√≥n cristiana, Jos√© de Arimatea us√≥ como mortaja de Jes√ļs. En este lienzo aparece una especie de negativo fotogr√°fico de una persona de 1,82 metros que presenta m√ļltiples heridas similares a las que seg√ļn cuenta la Historia sufri√≥ Jesucristo en su Pasi√≥n. Adem√°s, un an√°lisis exhaustivo de la misma ha encontrado restos de p√≥len de plantas que exist√≠an en Palestina y que hoy d√≠a est√°n extinguidas, las cuales se han podido constatar por restos encontrados en otros f√≥siles que presentaban el mismo p√≥len. La apasionante historia de la figura de Jes√ļs, y el misterio creado en torno a √©l a lo largo de los siglos (sin querer entrar en las creencias cristianas acerca de su importancia), ha generado un estudio sin precedentes en la historia de la investigaci√≥n cient√≠fica que ha llevado a un estudio tan profundo de la S√°bana Santa, que hasta se han analizado las manchas de sangre una a una.

Aquí intentaremos mencionar los hallazgos más importantes y la validez de los mismos, sin entrar en valoraciones éticas sobre los mismos:

- En primer lugar est√° la famosa prueba del Carbono-14 que ha llegado a datar la S√°bana entre los siglos XIII y XIV, pero los mismos cient√≠ficos est√°n de acuerdo en que estas pruebas tienen un 5% de probabilidades de error, y que en el caso que estudiamos, esas probabilidades aumentan puesto que la S√°bana Santa ha ido acumulando restos de polen, polvo, etc. a lo largo de los siglos, mayor en el caso de un lienzo de tal tama√Īo. Por otro lado, tambi√©n admiten que en el incendio provocado hace a√Īos, hubo de mojarse la S√°bana y que aquel agua que empa√Ī√≥ el lienzo podr√≠a haber afectado al estudio del C-14 que fue hecho con posterioridad.

- Por otro lado el negativo impresionado en el lienzo parece ser producto de una radiación que produjo una imagen tridimensional que sólo se observa con aparatos especiales. La radiación ocasionó quemaduras que determinaban incluso la distancia existente entre el cuerpo y la sábana. Los que apoyan la tesis de que se trató del cuerpo de Cristo aducen en este sentido que el mismo Pedro dijo que cuando fue al sepulcro allí estaba la Sábana pero sin el cuerpo en su interior como si hubiera desaparecido instantáneamente.

- Las marcas contenidas en la Sábana Santa son las que tendría un crucificado. Por ejemplo, las marcas de una corona de espinas.



- En cuanto a si se corresponde con la imagen de Jesucristo, habr√≠a que mencionar las coincidencias entre el hombre del lienzo y Jes√ļs.

- No era demasiado habitual que se golpeara tan brutalmente a los que luego se crucificaban. En este caso de estudio, el hombre del lienzo recibi√≥ m√°s de 1.000 heridas producto de muchos latigazos, como cuentan que hicieron con Jes√ļs.
- Se ha demostrado que a la persona de la Sábana también le dieron una lanzada en el costado después de muerto.
- El hombre de la S√°bana no lleg√≥ a descomponerse en ning√ļn momento, lo que coincidir√≠a con la historia de Jes√ļs.
- Casi todos los crucificados se enterraban en fosas comunes, pero en este caso, el hombre del lienzo, que tambi√©n se ha demostrado, como queda dicho, que fue crucificado, fue amortajado con especias arom√°ticas, tal y como cuenta la Biblia respecto de Jes√ļs.
- Tambi√©n era costumbre que a los crucificados se les partiera las piernas. En nuestro caso, ni se le hizo a Jes√ļs ni tampoco al hombre de la S√°bana Santa.
Se podr√≠an comentar muchos m√°s factores coincidentes con una y otra figura, y determinar si ambos son la misma persona o no. No hay ninguna prueba fehaciente de que realmente sea Jes√ļs quien estuviera en la S√°bana de Tur√≠n, sino simples hechos coincidentes que seg√ļn las creencias de uno u otro podr√≠an inclinarnos hacia la veracidad de santidad del lienzo. Pero lo que resulta innegable es la importancia cient√≠fica de este objeto, pues independientemente de que sea o no, su estudio ya ha levantado un misterio que tiene unas implicaciones dogm√°ticas trascendentales para los cristianos creyentes de la Resurrecci√≥n.

El enigma de la se√Īal WOW
9. El enigma de la se√Īal WOW
La se√Īal Wow! es el nombre, en c√≠rculos astron√≥micos, que se le dio a una emisi√≥n de radio que se sospecha podr√≠a tener un origen extraterrestre. Fue recibida el 15 de agosto de 1977, a las 23: 16 horas, por el radiotelescopio Big Ear.

Por aqu√©l entonces un procesador IBM 1130 captaba las se√Īales obtenidas por el telescopio y las convert√≠a en caracteres alfanum√©ricos que correspond√≠an a la intensidad de cada emisi√≥n. Naturalmente, cuando estaban escaneando, los radiotelescopios “escuchaban” interferencias (ruido), generalmente ecos de la explosi√≥n del Big Bang.

Y he aquí los sorprendente del caso, la emisión captada duró 72 segundos, tuvo una intensidad 30 veces mayor que el ruido circundante y se estipula venía de la zona oeste de la constelación de Sagitario. Lamentablemente no fue grabada pero sí registrada por el ordenador del observatorio en una sección de papel continuo.


El acontecimiento pas√≥ desapercibido hasta que unos d√≠as m√°s tarde el profesor Jerry R. Ehman de la Universidad de Ohio, que por aqu√©l entonces trabajaba como voluntario en el proyecto SETI, descubri√≥ la extra√Īa se√Īal. A causa de sorpresa y conmoci√≥n que le gener√≥ el hecho, el cient√≠fico escribi√≥ en el papel continuo la exclamaci√≥n WOW!, palabra con la que luego fue bautizada la emisi√≥n.

La secuencia extraterrestre registrada fue 6EQUJ5, sorprendentemente 30 veces más intensa que el ruido de fondo y de la cual actualmente todavía se está investigando el origen.



El telescopio Big Ear se manten√≠a fijo y hac√≠a uso de la rotaci√≥n terrestre para escudri√Īar el espacio, por ello es que s√≥lo pod√≠a observar un punto determinado del cielo por tan s√≥lo 72 segundos. Esta es la raz√≥n que fundamenta el origen extraterreno de la se√Īal, ya que la misma dur√≥ exactamente 72 segundos, mostr√≥ un pico durante los primeros 36 y luego descendi√≥ gradualmente.

De igual modo existen otras hip√≥tesis sobre el origen de la se√Īal WOW! que vale la pena mencionar:

Algunos creen que un sat√©lite artificial atraves√≥ el espectro de escaneo del telescopio y por ello este capt√≥ sus emisiones, pero lo peculiar es que las transmisiones de la tierra no pueden hacer uso de la banda de 1,4GHz (franja donde fue emitida la se√Īal) adem√°s la emisi√≥n generada ser√≠a mucho m√°s breve a causa de la velocidad en la que se desplazan estos aparatos.

Otros consideran que el radiotelescopio pudo haber fallado durante un corto tiempo pero esta teoría fue refutada ya que no se volvió a repetir suceso semejante ni el aparato presentó problema alguno.

Están los que estipulan que el origen de la emisión fue un acontecimiento espacial terriblemente potente, pero también fue descartado ya que la explosión de un cuerpo celeste se emite en todas las frecuencias.

Como ver√°n la √ļnica explicaci√≥n posible que resta es la de que una civilizaci√≥n extraterrestre con un potente transmisor puedo ser la responsable de la se√Īal WOW!. Pero… ¿ustedes que creen?
Los Restos del Arca de Noé
10. Los Restos del Arca de Noé
La Biblia, en el libro del G√©nesis (cap√≠tulos 6 al 9) nos narra la extraordinaria historia del diluvio universal y el arca que fue construida para salvar la raza humana y preservar la creaci√≥n. Pero, ¿tenemos vestigios de que realmente el arca existi√≥?

Cuando Dios observ√≥ la violencia, la maldad y, en definitiva, los pecados del g√©nero humano, decidi√≥ borrarlo de la faz de la tierra, acabar con todo. Y lo har√≠a provocando un gran diluvio cuyas aguas arrasar√≠an la superficie del planeta. No obstante, reconoci√≥ a un hombre bueno, a un hombre justo: No√©. √Čl ser√≠a el elegido para preservar la dinast√≠a del hombre.

El creador avisó a Noé de lo que iba a ocurrir, y le dio instrucciones detalladas de qué debía hacer para salvarse él, su esposa y también a sus hijos Sem, Cam y Jafet (así como sus respectivas mujeres). Su misión era construir un arca en la que, además de su familia, introduciría siete parejas de cada uno de los animales puros y una pareja de los impuros. Con suficiente alimento para todos.


Las indicaciones fueron precisas: Un barco con forma de casa y un tejado a dos aguas. Multitud de estancias. 300 codos de eslora, 50 codos de manga y 30 codos de puntal. Las medidas, aunque de todo punto insuficientes para la diversidad animal del planeta, s√≠ son adecuadas para la navegabilidad y los rigores de las aguas bravas. Seg√ļn las escrituras, llovi√≥ durante 40 d√≠as y 40 noches. Despu√©s, las aguas fueron descendiendo en su nivel, y el arca fue a asentarse sobre el monte Ararat.

El monte Ararat se halla en la actual Turquía, y tiene 5.165 metros. En 1959 un piloto aéreo turco tomó unas fotografías del monte, en las que parecía vislumbrarse los restos de un barco, algo que corroboraron expertos como el experto estadounidense en fotogrametría Brandenburger, posteriormente. Sus dimensiones coincidían, además, con las medidas del arca descritas en la Biblia.

Tambi√©n el explorador franc√©s Ferdinand Navarra visit√≥ el monte en varias ocasiones, en los a√Īos 50, llegando a encontrar un gran madero tallado, que debi√≥ pertenecer a una enorme estructura m√°s compleja. Llev√≥ los restos a Francia para ser estudiados.

Estas son algunas de las exploraciones que hicieron so√Īar al hombre moderno con la demostraci√≥n fehaciente de las palabras del G√©nesis. Se han sucedido, a lo largo de los a√Īos, diversas expediciones, la mayor√≠a de ellas fracasadas. En otras, no se obtuvieron resultados concluyentes.

No podemos todavía afirmar ni negar la realidad del arca. Es cierto que existe una anomalía en el monte Ararat, que todavía no ha podido ser demostrada, confirmada, ni desmentida. No obstante, si el descubrimiento de una milenaria arca de madera en dicho monte se produjese, lo que conseguiríamos no sería una respuesta a una pregunta sino, probablemente, cientos de preguntas sin respuesta.

11. La Maldición de Tutankamon
La idea de profanar una tumba y el cadáver enterrado en ella suscita los más terribles presagios de mala suerte y muertes. Es algo que subyace en nuestra conciencia social y que nos empuja a buscar explicaciones irracionales en sucesos que difícilmente pueden entenderse. Aquel 26 de noviembre de 1922 se desató la maldición más terrible conocida por el mundo: la maldición de Tutankamon. Aquel 26 de noviembre, a las puertas de la tumba se encontraron Howard Carter, su descubridor, Lord Carnarvon, su mecenas, lady Evelyn Herbert, hija de Carnarvon, Arthur Callender, su ayudante, y hasta 20 personas más, entre ayudantes, científicos y altas personalidades.

Cuando, tras quitar el sello, Carter asom√≥ la cabeza, a su espalda, Lord Carnarvon le pregunt√≥ lo que ve√≠a…

… Carter, sin saber la terrible ola de muertes que se suceder√≠a tras la apertura, dijo sereno:
"Cosas maravillosas"“, dijo Howard Carter, respondiendo a la pregunta de Lord Carnarvon por lo que ve√≠a en su interior. Y acto seguido acab√≥ por romper el sello de la entrada y desliz√°ndose c√°mara adentro busc√≥ aquel fabuloso tesoro escondido entre las arenas y las piedras del Valle de los Reyes durante m√°s de 3.000 a√Īos.

Nada m√°s entrar pudo observar que la tumba ya hab√≠a sido profanada anteriormente; sin embargo, extra√Īamente, los ladrones nada parec√≠an haberse llevado. Tras aquella segunda puerta la luz de sus antorchas iluminaron el mayor tesoro que ning√ļn arque√≥logo pudiera imaginar antes: figuras de animales, estatuas, joyas, oro. El silencio se hizo a√ļn m√°s sepulcral; todos los invitados a la apertura quedaron absortos ante semejante belleza. Carter se dio cuenta inmediatamente de que hab√≠a cambiado la Historia para siempre, que su descubrimiento hab√≠a sido el m√°s importante de toda la historia de la Egiptolog√≠a hasta ese momento, y probablemente en muchos a√Īos m√°s. Y a√ļn les faltaba por visitar la c√°mara mortuoria.

La tumba ten√≠a cuatro c√°maras; en la tercera de ellas estaba la Sala del Tesoro en la que una colosal estatua de Anubis guardaba y proteg√≠a el cofre donde se guardaban los √≥rganos de Tutankam√≥n. La √ļltima era la c√°mara mortuoria, y al fin, Carter pudo constatar que los sellos estaban intactos. Las consecuencias fueron inmediatas: la momia a√ļn estaba dentro, y, desde ese momento, los ojos del mundo se volvieron hacia aquella expedici√≥n a la que se segu√≠a con una mezcla de expectaci√≥n, emoci√≥n pero tambi√©n temor.


Las primeras muertes no tardaron en llegar. Apenas siete semanas después de haber abierto la cámara mortuoria, lord Carnarvon, el mecenas de la expedición y mejor amigo de Howard Carter, murió por una neumonía. O al menos eso es lo que figura en su certificado de defunción, pues algunos científicos aseguran que fue por una septicemia, producto de una infección en una herida que se hizo y que desembocó en aquella neumonía fatal el 5 de abril de 1923.



En un pa√≠s como Egipto, tan espiritual, donde el hogar eterno es el lugar donde moran los ka o almas de los muertos, aquello fue la primera se√Īal de que una maldici√≥n se hab√≠a lanzado sobre aquel descubrimiento. M√°xime cuando, supuestamente, cuentan que aquel mismo d√≠a de abril de 1923, las luces de todo El Cairo se apagaron, y el fiel perro de Lord Carnarvon, a miles de kil√≥metros de distancia, en su Inglaterra natal, cayera muerto en aquel mismo instante en que su amo hab√≠a muerto.

Sin embargo, aquella muerte no hab√≠a sido la primera. Durante meses Howard Carter hab√≠a estado excavando toda aquella zona en busca de una misteriosa tumba y de un desconocido fara√≥n que podr√≠a estar enterrado por all√≠. Ansiaba encontrar a Tutankam√≥n, pero hasta entonces la b√ļsqueda hab√≠a sido en vano. Dicen que cierto d√≠a Carter se present√≥ con un canario, y que cuando le preguntaron, aclar√≥ que era para que le trajera suerte. A los pocos d√≠as de estar el canario en el campamento, sus ayudantes lo avisaron de que hab√≠an desenterrado lo que parec√≠an unos escalones que bajaban a alg√ļn sitio. La hab√≠an encontrado. A fin de cuentas, parec√≠a que aquel p√°jaro s√≠ les hab√≠a tra√≠do suerte. Pues bien, el mismo d√≠a en que Carter abri√≥ la c√°mara mortuoria, una cobra, considerada el animal sagrado asociado a los faraones, atac√≥ al canario y lo mat√≥. Los trabajadores egipcios empezaron a murmurar que era el esp√≠ritu de Tutankamon encarnado en aquel animal.

Seis meses despu√©s de la muerte de Lord Carnarvon, falleci√≥ su hermano Aubrey tras ser operado, aparentemente sin importancia. Arthur Mace, el ayudante personal de Carter muri√≥ al poco de una pleures√≠a. En 1926 lo hizo el egipt√≥logo franc√©s que hab√≠a asistido a la apertura, Georges Bendi, al caerse en las escaleras visitando la tumba. Otro de los visitantes diplom√°tico, un pr√≠ncipe egipcio, muri√≥ tiroteado. Un compa√Īero del franc√©s, el egipt√≥logo egipcio James Breasted lo hizo de una infecci√≥n; George J. Gould, norteamericano, se resfri√≥ en la tumba y muri√≥ poco despu√©s. Richard Bethel, secretario personal de Carter, lo encontraron muerto de un infarto, y poco despu√©s, fue su padre, el que se suicid√≥ tir√°ndose por una ventana, y as√≠ hasta una veintena de extra√Īas muertes.

¿La maldici√≥n? ¿pura casualidad? ha habido tumbas en las que se han encontrado tablillas grabadas con una maldici√≥n, costumbre que ten√≠an desde que estas tumbas eran saqueadas, como medio para ahuyentar a los ladrones. Sin embargo, Howard Carter siempre mantuvo que nunca encontraron una tablilla as√≠.

Ha habido cient√≠ficos que adujeron que todo se debi√≥ a la inhalaci√≥n de gases, pero siempre se suelen tomar las medidas necesarias sabiendo que una tumba cerrada durante tantos a√Īos expulsa al exterior en su momento de la apertura infinidad de bacterias. Generalmente, suelen dejar la tumba abierta dos d√≠as, para que se airee, antes de entrar.

De todos modos, lo cierto es que no hay nada lógico que induzca a pensar que hay una maldición y el mejor ejemplo de ellos es Carter, el más implicado, a quien no ocurrió nada. Pero como decíamos en nuestro primer artículo sobre la maldición de Tutankamon, subyace en la mentalidad social que a quienes profanan una tumba, siempre debe sucederles algo.
Monstruo del lago Ness
12. Monstruo del lago Ness
El monstruo del lago Ness, familiarmente llamado Nessie, es el nombre de una criatura legendaria que se dice habita en el lago Ness, un profundo lago de agua dulce (conocido en Escocia como Loch Ness) cerca de la ciudad de Inverness. Junto con Big Foot y el Yeti, Nessie es quizá el "misterio" más difundido de la criptozoología.

La mayor√≠a de los cient√≠ficos y otros expertos afirman que las pruebas que apoyan la existencia de Nessie no son convincentes, y consideran dichos informes fraudes o identificaciones err√≥neas de criaturas reales. Si es que existe, es posible fuera un antiguo reptil marino, aunque puede ser que ya se haya extinguido...Los rumores de un presunto gran animal o monstruo que mora en el lago han circulado durante siglos desde hace 1.500 a√Īos, aunque la precisi√≥n, credibilidad y veracidad de tales historias siempre se ha cuestionado. Muchos habitantes locales argumentan a favor de su existencia, sin embargo algunos esc√©pticos sugieren que estos rumores de Nessie existen en su gran mayor√≠a para favorecer a la industria del turismo y al folclore local.

La historia de los supuestos avistamientos y la creación del mito del Monstruo del lago Ness, sería la siguiente:

La m√°s antigua referencia conocida sobre una misteriosa criatura presente en el r√≠o y lago Ness, ser√≠a el relato de la Vida de San Columba, donde se describe c√≥mo en el a√Īo 565 San Columba habr√≠a salvado a alguien que supuestamente estaba siendo atacado por un monstruo en el r√≠o Ness. Sin embargo, muchos cr√≠ticos han cuestionado la credibilidad de esta historia, pues existe otra historia con caracter√≠sticas fant√°sticas, donde se dice que Columba habr√≠a matado a un hombre salvaje tan s√≥lo con el poder de su propia voz. Igualmente algunas personas han asociado como primeras referencias, a antiguas leyendas locales sobre unos m√≠ticos caballos acu√°ticos llamados kelpies; que se dicen habitar√≠an en las profundidades de este lago. En ambas referencias se destaca que a estas criaturas no se les atribuyen las mismas caracter√≠sticas anat√≥micas que actualmente se les atribuye al Monstruo del lago Ness.
La primera descripci√≥n moderna sucedi√≥ en 1868. Un art√≠culo publicado ese a√Īo en el Inverness Courier, es el primero en referirse sobre rumores acerca de la existencia de un "pez enorme u otra criatura" en la profundidad de las aguas. Luego de pasar muchos a√Īos; en 1930, el peri√≥dico El Northern Chronicle, public√≥ una noticia titulada "Una extra√Īa experiencia en el lago Ness" en la que se detalla la historia de dos pescadores que se refieren a un animal que produjo un gran remolino cerca de Tore Point.
En 1932, K. MacDonald afirmó que había visto a una criatura similar a un cocodrilo remontando el río Ness.
El artículo definitivo sobre la teoría del monstruo del lago Ness, fue el avistamiento que habría tenido lugar el 2 de mayo de 1933. El periódico Inverness Courier publicó la noticia de una pareja local que dijo haber visto "un enorme animal rodando y hundiéndose en la superficie". El informe del "monstruo" (título elegido por el editor del Courier) se convirtió en una sensación entre los medios. Las editoriales de Londres comenzaron a enviar reporteros a Escocia, e incluso un circo ofrecía una recompensa de 20.000 libras esterlinas por la captura del monstruo.
M√°s tarde ese mismo a√Īo, A.H. Palmer, quien atestigu√≥ un avistamiento de Nessie el 11 de agosto de 1933, a las 07:00 AM, describi√≥ a la criatura como teniendo su cabeza —a la que consider√≥ como estando de frente— al ras del agua. Su boca, que ten√≠a una anchura de entre doce y dieciocho pulgadas (30 a 45 cent√≠metros), se abr√≠a y cerraba; la abertura m√°xima de su boca era estimada en cerca de seis pulgadas (15 cent√≠metros). Hasta este momento los peri√≥dicos hablaban simplemente de un pez misterioso o extra√Īa criatura, y no se refer√≠an a la criatura como un ser prehist√≥rico. Siendo descrito por primera vez como un monstruo prehist√≥rico, por una pareja de turistas (los Spicer), poco despu√©s del estreno de la mundialmente famosa pel√≠cula King Kong, que en esos a√Īos sumergi√≥ al p√ļblico en una aut√©ntica "monstruoman√≠a" a trav√©s de todo el mundo.
La preocupación moderna por la criatura, ya conocida como un monstruo prehistórico del Lago Ness, fue despertada por la fotografía presuntamente tomada por el cirujano R.K. Wilson el 19 de abril de 1934, que parecía mostrar a una enorme criatura de cuello largo que se deslizaba a través del agua. Décadas más tarde, el 12 de marzo de 1994, Marmaduke Wetherell afirmó haber falsificado la fotografía tras ser empleado por el periódico Daily Mail para encontrar a Nessie; indicando también que Wilson no habría tomado la foto, y que su nombre fue utilizado solamente para darle más credibilidad a la misma. Sin embargo y a pesar de la confesión, esta foto ya había sido difundida por todo el mundo como una "evidencia absoluta"; lo cual colocó definitivamente en la cultura popular, la leyenda del Monstruo del lago Ness de Escocia.
El asesinato de Robert Kennedy y de nuevo las sospechas de complot
13. El asesinato de Robert Kennedy y de nuevo las sospechas de complot
Hay tres asesinatos en Estados Unidos que constituyen todo un misterio al que muchos les gustar√≠a encontrar respuesta: el asesinato de John Fitzgerald Kennedy, el de Martin Luther King, y el de Robert Kennedy. En los tres casos las resoluciones que se adoptaron en poco concuerdan con las muchas pruebas que en cada uno se encontraron; balas m√°gicas que no se saben de d√≥nde han sido disparados; posbiles sospechosos que fueron vistos en los lugares de los crimenes pero que nunca se han encontrado; implicaciones pol√≠ticas, complots…

El senador Robert Kennedy hab√≠a sucedido a su hermano como gran candidato para el pueblo estaodunidense a la presidencia de EE.UU. Su caracter firme, su inteligencia, su constancia, la consecuencia con sus ideas le hab√≠an dado ese grado de apoyo y confianza que el pueblo norteamericano hab√≠a depositado pocos a√Īos atr√°s en su hermano John F. Kennedy. Y as√≠, el que fuera mano derecha de JFK poco a poco convertir√≠a su carrera pol√≠tica en un ascenso mete√≥rico hacia el sill√≥n presidencial.

Un viernes, 5 de Junio del a√Īo 1968, Robert Kennedy se encontraba en el hotel Ambassador de Los Angeles buscando apoyos para su campa√Īa presidencial. De ese modo agradec√≠a la confianza a todos aqu√©llos que le hab√≠an votado en las primarias de California, en las que hab√≠a arrasado poco tiempo atr√°. Quedaban apenas 5 meses para saber quien ser√≠a el pr√≥ximo presidente de los Estados Unidos, y √©l era el gran candidato para ganar.

Al acabar la reuni√≥n, la gran cantidad de p√ļblico que lo esperaba a la salida hizo que decidieran sacarlo por otro lado, por lo que se dirigieron a las cocinas del hotel. Fue all√≠ donde encontr√≥ la muerte. Tres disparos a quemarropa del palestino Sirhan Bishara Sirhan acabaron con su vida despu√©s de una larga agon√≠a de 24 horas. Nunca se sabr√° como consigui√≥ entrar en las cocinas el asesino, ni como supop de aquel repentino cambio de planes, pero las sospechas se dispararon en todas direcciones.


Robert Kennedy sufrió tres impactos de bala: en la cabeza, en la axila y en la base del cuello, pero en total se realizaron diez disparos. De hecho, aparte de Robert, hubo cinco heridos más, uno de ellos con dos tiros. En total, diez balas, y, sin embargo, la pistola de Sirhan sólo tenía un cargador de ocho balas. Eso hizo presuponer que, supuestamente, había dos armas, y por tanto, dos asesinos. Pero aquella línea de investigación no se continuó. Hubo paneles de la cocina en las que se incrustaron las balas, y cristales rotos que se perdieron como pruebas.

El propio Sirhan, cuando fue interrogado por un psic√≥logo, no recordaba nada de lo ocurrido, y s√≥lo acertaba a escribir: “Matar a Kennedy, matar a Kennedy…”, varias veces, como si fuera una reacci√≥n aut√≥mata. Los amantes de las teor√≠as conspirativas empezaron a indicar que Sirhan estaba “programado”, teor√≠a que a√ļn se reforz√≥ cuando se supo que dos a√Īos atr√°s Sirhan hab√≠a tenido un accidente por el que fue internado en un hospital, y que cuando sali√≥ de √©l, todos sus conocidos dec√≠an que estaba totalmente cambiado… Y las sospechas, como ocurriera con su hermano John Fitzgerald, volvieron a apuntar hacia la CIA.

De nuevo, los presentes hablaron de otros dos personajes desconocidos que estaban en la escena del crimen, de un hombre rubio y de una mujer con un vestido de lunares. Varios testigos coincidieron en ese punto, pero tampoco se encontraron a estos dos sospechosos.

Una cuarta bala se qued√≥ en el abrigo de Robert sin llegar a impactarle, pero era imposible que un tiro directo no le atravesara. Por otro lado, el disparo de la cabeza se demostr√≥ que hab√≠a sido hecho a quemarropa, a escasa distancia, y sin embargo, Sirhan, se encontraba a m√°s de un metro en el momento de disparar…

Muchas pruebas contradictorias; otras muchas perdidas; muchas l√≠neas de investigaci√≥n abandonadas; muchos errores en el seguimiento del asesinato… y muchos intereses particulares y po√≠ticos, pues como su hermano, Robert segu√≠a en la lucha contra la mafia, en su enfrentamiento a los sovi√©ticos y a Cuba… los mismos motivos que parecieron tener para sospechar que la muerte de JFK fue un complot, se volv√≠an a dar con Robert.

Pero como ocurri√≥ con Lee Harvey Osvald, en este caso, tan s√≥lo Sirhan Sirhan fue acusado del magnicidio. Hoy d√≠a, cumple cadena perpetua, pero a√ļn as√≠, √©l sigue declar√°ndose inocente del crimen…
El Misterio de las Líneas de Nazca
14. El Misterio de las Líneas de Nazca
Mucho se ha dicho sobre las extra√Īas l√≠neas de Nazca, desde que son un espejo de diversas constelaciones astron√≥micas hasta que son pistas de aterrizaje para las naves de seres provenientes de otras galaxias. No obstante, hasta el momento, y si bien es cierto se ha logrado conocer c√≥mo las hicieron, el por qu√© de estas l√≠neas contin√ļan siendo un desconcertante misterio...Sin embargo, y debido a que a√ļn los arque√≥logos no pueden dar una respuesta clara sobre el verdadero fin de estas l√≠neas, las diversas hip√≥tesis sobre los or√≠genes y fines de estas l√≠neas son a√ļn un verdadero misterio.

Preguntas como: ¿Pudieron los hombres pre-incaicos de esta cultura peruana tener la tecnolog√≠a suficiente para realizar tan entroncadas l√≠neas?, ¿c√≥mo pudieron ellos tener noci√≥n de las formas y distancias si estas l√≠neas s√≥lo pueden ser contempladas en su verdadera dimensi√≥n a varios pies de altura? O ¿por qu√© dieron tanta dedicaci√≥n y esfuerzo en hacer las figuras? Contin√ļan siendo materia de investigaci√≥n de diversos cient√≠ficos, arque√≥logos y especialistas, sin hallar a√ļn, una clara y definitiva respuesta.
Cnossos ( los misterios de la civilización minoica )
15. Cnossos ( los misterios de la civilización minoica )
Centro de la civilizaci√≥n minoica de Creta, entre los a√Īos 2000 y 1450 a.C., Cnossos es el lugar donde seg√ļn la leyenda estuvo el legendario laberinto del Minotauro.



Los conocimientos que tenemos de esta civilizaci√≥n minoica son escasos porque a√ļn no se han podido descifrar los escritos que dejaron aquellos habitantes de Creta. Solamente se puede suponer que llegaron procedentes de Asia Menor hacia el a√Īo 7.000 a.C.

Pero los enigmas de esta civilizaci√≥n no se quedan en su origen, sino que alcanzan a diversos aspectos de su sociedad. As√≠, sabemos que se trataba de una sociedad que vivi√≥ en torno a enormes palacios, bell√≠simos y de una riqueza extraordinaria, desde los que se administraban el gobierno de la ciudad. Sin embargo, estas ciudades que tantas riquezas acumulaba, no estaban fortificadas. ¿Por qu√©?. De todos √©stos enormes palacios, el de Cnossos es el m√°s conocido por encerrar entre sus paredes la leyenda del laberinto del Minotauro, y la historia de c√≥mo Teseo lo derrot√≥ gracias al hilo de Ariadna.

El palacio de Cnossos era un complejo que se dispon√≠a alrededor de un gran patio central. En el ala oriental estaban los aposentos, mientras que los almacenes en los que se acumulaban las riquezas se situaban en el ala contraria. En ese mismo lado se encontraban, adem√°s, los salones oficiales y la sala donde se celebraban las ceremonias p√ļblicas.

Este gran palacio fue construido sobre la ladera de la colina donde vivi√≥ el rey Minos. Y aqu√≠ es donde comienza la segunda inc√≥gnita, pues al no poder descifrar los textos, ni tan siquiera puede saberse cu√°l fue su aut√©ntico nombre. Es en referencia al legendario rey Minos, cuando Arthur Evans acu√Ī√≥ el t√©rmino de “civilizaci√≥n minoica”.

Un nuevo misterio surge con muchas de las pinturas que se han encontrado en los yacimientos arqueol√≥gicos y que revelan unas pr√°cticas, cuando menos, intrigantes, como es el caso de “saltar el toro“. Pod√≠an ser pr√°cticas directamente entroncadas con la religi√≥n minoica en la que se idolatraban a las divinidades femeninas. Entre las pinturas y restos cer√°micos encontrados, hab√≠a referencias a animales, flores y frutas. √Čsto revelaba su amor a la Naturaleza. Pero junto a √©stos dibujos, tambi√©n se encontraron en los s√≥tanos restos de ni√Īos cortados con cuchillos. Se ha pensado tanto en sacrificios humanos, como en asesinatos, como en actos de canibalismo.

Y, por √ļltimo, el mayor misterio reside en la desaparici√≥n de esta civilizaci√≥n, bien por desastres naturales, por alguna invasi√≥n o bien por una crisis interna.

La tesis m√°s apoyada es la del terremoto, seg√ļn la cual, Creta, un lugar propicio para este tipo de desastres naturales, hab√≠a sufrido ya varios de ellos poco antes de la desaparici√≥n de esta civilizaci√≥n. El definitivo fue el 1450 a.C. cuando se produjo la erupci√≥n volc√°nica de la Isla de Tera, producto de uno de esos terremotos. Cnossos qued√≥ cubierto de cenizas, como ocurri√≥ con Pompeya, y los restos de la erupci√≥n llegaron incluso hasta Creta. Sin embargo, se ha deducido que la poblaci√≥n tuvo tiempo de escapar y que aprovechando su debilidad fue Micenas, un gigante belicoso cercano quien termin√≥ con ellos.

Cnossos es uno de los misterios sin resolver que tiene la Historia del Mundo. Leyendas, mitolog√≠a, misterio… todo bajo un mismo nombre: Cnossos.
Los Abismos del Barranco de Badajoz
16. Los Abismos del Barranco de Badajoz
En el Barranco de Badajoz (G√ľ√≠mar, Tenerife) el omnipresente silencio y la belleza del paraje son testigos mudos de los secretos milenarios que √©ste encierra. En su interior alberga, adem√°s, rec√≥nditas galer√≠as de agua donde anta√Īo trabajaban los lugare√Īos en busca del preciado oro l√≠quido. Sin motivo aparente, estos mineros abandonaron sus herramientas de trabajo, sus hogares y, sin echar la vista atr√°s, huyeron del lugar. ¿Por qu√©? ¿Cu√°l fue el hecho que los ahuyent√≥ de su trabajo, el √ļnico medio que ten√≠an para subsistir?

Muchos son los afamados investigadores que han intentado resolver el misterio de la pavorosa espantada. Los sabios del lugar, los mayores, dicen que a principios de siglo (1912), dos mineros que se afanaban infructuosamente en encontrar una galer√≠a viable, derrumbaron una pared donde se toparon de frente con dos maravillosos seres de luz. Reza la leyenda, la profana, que √©stos les invitaron a acompa√Īarles y les indicaron el lugar id√≥neo para cavar. Otra versi√≥n, contrariamente, afirma que un pavor se apoder√≥ de ellos y escaparon en b√ļsqueda de la Guardia Civil. No hay documentos que corroboren esta √ļltima, pero la realidad es que, desde la huida, nadie habita en el barranco. Nadie se atreve.


Las galer√≠as de agua quedaron desiertas, abocadas al olvido. Empero su soledad no impidi√≥ que germinaran, como la m√°s espesa neblina, m√°s leyendas acerca del sobrecogedor paisaje. Comparten protagonismo con los seres de luz unas esferas de luz blanca que se apoderan del fr√≠o de la noche; una g√©lida temperatura que, a su antojo, se vuelve agradable, c√°lida, como una breve caricia en el devenir de las horas. Eso es lo que dicen muchos aventureros que, a pesar de haber sido alertados por los g√ľimareros, se adentraron en los precipicios de lo desconocido.

En el llamado tambi√©n “puerta a otra dimensi√≥n”, presenciaron hechos que se escapan a la imaginaci√≥n: seres alados que, curiosos, se acercaban a darles una bienvenida. Prueba de ello, es la fotograf√≠a tomada por Teyo Bermejo (expedici√≥n en 1991), que sin saber bien a qu√© o qui√©n disparaba su c√°mara, capt√≥ una instant√°nea del espeluznante ser. A√Īos m√°s tarde, os√≥ en volver al barranco para conseguir m√°s im√°genes: esta vez, los insignes retratados fueron las esferas de luz blanca que danzaban, despreocupadas, entre la vegetaci√≥n.



Con el miedo en el cuerpo, aquellos que se han atrevido a pasar una noche en sus entra√Īas, la mayor√≠a esc√©pticos, al d√≠a siguiente confirmaron que no pasaron la velada solos: escucharon murmullos de hombres y mujeres que, a modo de indescifrables conversaciones, brotaban de las entra√Īas de la tierra, acompa√Īados por un continuo caer de piedras. Pocos son, muy pocos, los que se atreven a regresar al Barranco de Badajoz, abismo de misterios.
Shangri-La, Shamballa o los paraisos perdidos
17. Shangri-La, Shamballa o los paraisos perdidos
No hace mucho hablamos de la Atlántida como de ese reino mítico que todos han buscado a lo largo de los siglos; una civilización superior social y tecnológicamente. Planteábamos el nacimiento de ese mito en la necesidad que todas las sociedades tienen de creer en sociedades perfectas, en encontrar lugares mágicos donde no ha problemas y donde todo está avanzado de acuerdo a sus creencias.

En Asia tambi√©n hay un para√≠so similar aunque de connotaciones diferentes; un lugar donde impera la paz espiritual, un para√≠so perdido donde seg√ļn los mitos budistas viven almas inmortales arm√≥nicamente con la Naturaleza. Es la fuente de la sabidur√≠a eterna a la que en la religi√≥n budista llaman Shamballa o Shambhala, los hind√ļes Kalapa, a la que la cultura milenaria de China conoce sit√ļa en los montes del Kun Lun, y en Rusia Bielovodye, la Tierra de las Aguas Blancas.

Sin embargo, en Occidente el nombre por el que se ha hecho m√°s conocido es el de Shangri-La, nombre que le dio James Hilton en su novela Horizontes Perdidos.


En esta novela Hilton construy√≥ un mundo perfecto al que acud√≠an hombres de gran sabidur√≠a de todo el mundo, que eran dirigidos por Fran√ßois Perrault, un monje capuchino con m√°s de 200 a√Īos de edad. All√≠ proteg√≠an los tesoros que la Humanidad hab√≠a perdido con tanta violencia intolerante, era el lugar donde se proteg√≠a el pasado para mostrar a los que a √©l pudieran acceder aquellos para√≠sos perdidos que todos quisi√©ramos encontrar.

Su descripci√≥n de aquel mundo, escondido en las m√°s altas cumbres del Himalaya; aquel m√°gico poblado situado en las laderas de las monta√Īas nevadas que de repente aparec√≠an como lo hacen las visiones del desierto, se transform√≥ con el paso de los a√Īos en la necesidad de creer que un reino as√≠ verdaderamente pod√≠a existir.

Ya lo decían las milenarias religiones de toda Asia al creer que en aquellas cumbres existían los manantiales de la Sabiduría. A Shambala se la conoce en Asia como el Reino Oculto, perdido en el Tibet, y habitado por seres perfectos que intentan proteger la evolución del ser humano y es considerado como la fuente del Kalachakra, la rama más esotérica de los tibetanos.

Se decía que Shambala era como una flor de loto. Tenía 8 regiones y estaban separadas entre sí por anillos concéntricos (curiosa la coincidencia con la Atlántida). En el centro del anillo central se levanta Kalapa, la que es la capital, y el palacio Kingos, hecho de muchas joyas y piedras preciosas (nueva coincidencia con la visión de la Atlántida).



La tecnolog√≠a de Shambala era mucho m√°s avanzada que la de nuestros mundos conocidos, y en la ciudad principal hab√≠a unos ventanales que serv√≠an de telescopios y permit√≠an ver la vida extraterrestre. Las fantas√≠as y leyendas hablaban de veh√≠culos que se desplazaban (hace siglos, no lo olvidemos) por t√ļneles subterr√°neos, y de la facultad de sus habitantes de moverse a gran velocidad, trasladarse de un lugar a toro materializ√°ndose y desmaterializ√°ndose, adem√°s de tener una gran clarividencia.

Son curiosas las coincidencias existentes entre ambos reinos m√≠ticos, Atl√°ntida y Shamballa; tanto que hace pensar en la ficci√≥n de ambos, en la inexistencia de algo que jam√°s podr√° encontrarse y que est√° m√°s apoyada, como dec√≠a al empezar, en la necesidad de la f√© en cosas superiores, en lugares y condiciones que est√°n por encima de lo que tenemos ahora, y que en alg√ļn tiempo venidero podremos tener.
El misterio del pozo del tesoro en la isla Oak
18. El misterio del pozo del tesoro en la isla Oak
Isla de Oak, en Nueva Escocia, Canad√°… Corr√≠a el a√Īo 1795 cuando un muchacho de unos 16 a√Īos llamado Daniel McGinnis, que se hallaba en medio de sus vacaciones estivales, lleg√≥ remando hasta la solitaria Isla de Oak para pasear por ella. Y eso hizo, pero mientras guiaba sus pasos entre los robles que dan nombre a la isla observ√≥ bajo una rama cortada, de la que colgaba una vieja polea, que la tierra hab√≠a sido removida y, con su joven imaginaci√≥n exultante llena de historias de tesoros ocultos, dej√≥ la isla para ir a buscar la ayuda de sus amigos en la b√ļsqueda de respuestas.



Actual entrada al misterioso pozo de la isla Oak

Y as√≠ lo hicieron. Los tres amigos llegaron y excavaron… y pronto pudieron confirmar que efectivamente all√≠ hab√≠a excavado alguien con anterioridad y, adem√°s, hab√≠a intentado que nadie m√°s pudiera hacerlo. A poco m√°s de medio metro de profundidad encontraron piedras que hab√≠an sido puestas all√≠ como tapadera, y tanto a los 3 metros como a los 6 placas fabricadas con madera de roble. Pero lleg√≥ el momento en que comprendieron que ya no pod√≠an continuar, as√≠ que optaron por dejar marcado el lugar y se marcharon.

Y desde entonces son muchos los que han intentado encontrar el supuesto tesoro, o por lo menos descubrir cual es el misterio que se oculta bajo tantos metros de tierra, piedra y madera. Nada se sabe a√ļn al respecto. Sigue asombrando al mundo c√≥mo alguien hace m√°s de 200 a√Īos pudo construir un pozo que ha sido capaz de resistir todo tipo de excavaciones e investigaciones sin llegar a desvelar el misterio que esconde.

Expediciones posteriores, como la que llev√≥ consigo Simeon Lynds, descubrieron m√°s tablas de madera cada 3 metros y planchas de fibra de coco. Pero la gran sorpresa se produjo cuando alcanzaron entre los 27 y los 30 metros de profundidad, donde una losa fabricada en p√≥rfido, material que utilizaban desde tiempos inmemoriales civilizaciones como la egipcia o la romana. Esta losa, en cuya superficie pod√≠an verse caracteres extra√Īos, les par√≥ el paso. Seg√ļn cuentan, (esta tabla se perdi√≥ hace ya mucho tiempo), lo que pon√≠a pod√≠a traducirse como: “40 pies m√°s abajo hay enterrados 2 millones de libras“.

Pero ocurrió que por debajo de esta losa el agua comenzó a fluir y, aunque intentaron achicarla, nada pudieron hacer teniendo que abandonar finalmente la excavación.



Esquema de las distintas capas que se han ido encontrando

A√Īos m√°s tarde, en 1.849, los dos muchachos que ayudaron a Daniel McGinnis, colaboraron con la Sociedad Truro para resolver al fin el misterio de esta Isla. El encargado de dirigir toda la operaci√≥n se llamaba Joham B. McCully y fue √©l quien descubri√≥ el porqu√© el agua sub√≠a sin control por el pozo y c√≥mo dirigirla hacia otro lado. Ahora bien, poco le dur√≥ el invento, pues el dique se vino abajo con el continuo empuje de las mareas altas. Una vez m√°s el guardi√°n del tesoro parec√≠a hacer de las suyas y cumplir bien con su cometido. Ahora bien, esta expedici√≥n s√≠ que logr√≥ encontrar una posible c√°mara en la que estar√≠a guardado el tesoro, lo que no llegaron a acceder a ella. En el a√Īo 1861 se volvi√≥ a intentar, pero tampoco esta vez una forma de evitar que el agua y el barro lo destrozara todo impidiendo el paso.

Diversas son las teor√≠as que se han lanzado sobre el origen de este pozo. Se habla de los Caballeros Templarios, se comenta que si Sir Francis Drake o que si el Capit√°n Kidd, incluso se dice que pueden ser las joyas de la Corona Francesa que desaparecieron en 1791, pero lo cierto es que a√ļn no ha podido ni confirmarse ninguna de ellas, ni encontrar el supuesto tesoro que esconde. Hoy en d√≠a es propiedad privada y sus actuales due√Īos siguen buscando el tesoro.
Las misteriosas luces de Marfa en Texas
19. Las misteriosas luces de Marfa en Texas
Las luces misteriosas son visibles durante las noches claras, cerca de Marfa, en el estado norteamericano de Texas. Hubo miedo y superstición en el pasado. Hoy en día, esas luces siguen siendo un enigma para la ciencia, amén de un importante enclave turístico.

Robert Reed Ellison fue el primero en informar acerca de estas luces en 1883. En un primer momento pensó que podían ser fogatas de los indios apaches, pero más tarde, los investigadores precisaban que, durante el día, no se lograban encontrar restos de cenizas u otros elementos de pruebas de que fueran fuegos los que provocaban aquellas luces.

Una vecina de la zona, la se√Īora Giddens, contaba c√≥mo en una ocasi√≥n su padre se perdi√≥ en una ventisca. Las luces aparecieron y hablaron con √©l, inform√°ndole de que iba en direcci√≥n equivocada. Las luces lo guiaron hasta una cueva, y una gran bola de luz permaneci√≥ con √©l hasta la ma√Īana siguiente, cuando por fin pudo encontrar el camino a casa.


Las leyendas que corren entre los habitantes del lugar hablan de que las luces representan a los colonos que fundaron estas tierras, o bien se√Īales de los mineros que buscaban oro en este lugar. Incluso llegaron a pensar que era Pancho Villa y sus hombres que se desplazaban por las monta√Īas.

Otras leyendas son las que cuentan los indios americanos. Para ellos, las luces son guerreros vengativos que tratan de atraer a los soldados a alguna trampa o una tribu en busca de su jefe. Para otros representan a un antiguo jefe apache que guarda así aquellas historias para que nadie pueda robarle el oro que esconden.

Las luces son de color blanco, amarillo y naranja. La ciencia ha podido demostrar que las luces existen en realidad, pero a√ļn no ha podido precisar ni lo que son ni de d√≥nde proceden. Algunos creen que es un resplandor de algo, pero los cient√≠ficos tampoco pueden precisar a este respecto qu√© refleja o c√≥mo puede hacerlo.

La √ļnica raz√≥n que se ha podido postular con m√°s fuerza es que las luces se tratan de gases que emiten los pantanos cercanos. Por la noche, el gas de las aguas estancadas puede provocar estos reflejos en el cielo. A√ļn as√≠ sigue siendo una teor√≠a de poco peso.

Otras explicaciones razonables son las que indican que las luces pueden ser causadas por hechos similares a los que producen los espejismos, provocadas por las condiciones atmosféricas cuando el frío y el aire caliente crean un efecto visible al doblar la luz.

Lo que s√≠ sabe la ciencia, y no nos cabe duda de ello, es que no se sabe qu√© nos quieren decir aquellas luces… ni porqu√© est√°n ah√≠.
Los accidentes de la ‚Äúcarretera de los huesos‚ÄĚ en Siberia
20. Los accidentes de la “carretera de los huesos” en Siberia
Se dice que cada metro de construcci√≥n de la carretera cost√≥ una vida. Se cuenta que con las temperaturas existentes en la zona, una persona, perdida en esos parajes, apenas aguanta 8 horas sin congelarse. Dice la historia que cientos o miles de personas fueron obligados a realizar trabajos forzosos para construir esa carretera transiberiana, la conocida como “Carretera de los huesos“, aquella donde los que se opusieron a Stalin lo pagaron con su vida siendo enterrados bajo su asfalto.



Y cuenta la leyenda que las almas de muchos de ellos vagan por all√≠. Durante un tramo de casi 30 kil√≥metros de esa carretera la cantidad de accidentes es alt√≠sima. Cuando los conductores afectados han sido preguntados por las causas que lo motivaron, ninguno hasta ahora ha recordado el motivo. Como consecuencia, los amantes de las leyendas, de los misterios se han lanzado a proclamar sus teor√≠as fantasmales, aunque la que m√°s cient√≠fica de todas es aqu√©lla que dice que los causantes tanto de lso accidentes como de los olvidos son unas filtraciones de un determinado gas…

Lo cierto es que en esa carretera, tan representativa de la barbarie humana y del genocidio, confluyen todos los ingredientes para pensar en hechos oscuros.

Entradas populares

El caso de abducción extraterrestre de Travis Walton: Un misterio sin resolver

 En 1975, Travis Walton, un joven trabajador forestal, afirm√≥ haber sido secuestrado por seres extraterrestres mientras trabajaba en un bosq...

CAMISETAS VAPEO